Buscar
  • MIW group México

Libera tu espíritu olímpico

Por Guillermo Iglesias Arroyo


Los juegos olímpicos de Tokio han comenzado y con ellos viene el cocktail de emociones más diverso que la humanidad puede vivir: refuerzas tu nacionalismo y quieres que tu país gane en todas las competencias, recuerdas las hazañas de los atletas medallistas de tu niñez, observas lo que el cuerpo humano es capaz de hacer, te deleitas viendo las diferencias de raza y en que deporte dominan algunas por sus características genéticas, entre otras.


Han empezado las dos semanas que millones de humanos esperamos con ansia cada 4 años, (esta vez fueron 5 porque debido a la pandemia se pospusieron un año más), esas que nos recuerdan lo diferentes que somos y lo unidos que podemos llegar a ser sin necesidad de estar pasando por una tragedia, ese tiempo que te hace recordar cuando eras niño y soñabas con escuchar el himno nacional y ver la bandera de tu país en lo más alto, aquellas que nos traen nuevos héroes a los cuales admirar y modelos que los niños quieren seguir, y por sobre todas esas razones, son dos semanas que todas las guerras y conflictos entre países hacen una tregua para celebrar lo más maravilloso de vivir en este mundo: la humanidad.


Y no es así por que nos merezcamos un aplauso como especie, todos sabemos las deficiencias que tenemos y más aún durante esta pandemia, pero si no fuéramos humanos simplemente no podríamos vivir este tipo de expresiones que le dan sentido a la vida, pero ¿sabes cuál es el ADN de las olimpiadas?

Los juegos están basados en los tres valores del olimpismo:

  1. Excelencia, aspira a ser la mejor versión de ti.

  2. Amistad, celébrala porque es lo que nos une.

  3. Respeto, exprésalo por las reglas, por los otros y por ti mismo.


Quiero traer a tu mente y atención algunas reflexiones que estoy seguro te harán vivir de una forma diferente estas olimpiadas.

¿Qué tan diferentes seríamos si todos los que no somos atletas olímpicos también viviéramos estos 3 valores durante dos semanas?

Seguramente muchas cosas positivas, pero quiero resaltar que hoy más que nunca sería importante vivirlo así, durante el último año y medio la humanidad se ha detenido pero el planeta no, y esto ha venido a confirmar que hay tierra sin humanidad pero no al revés.


En el mundo corporativo se han hecho más visibles varias cosas que tal vez ya has pensado pero quiero mencionar algunas: las ventajas de trabajar para un empleador responsable, lo valioso de conectar de manera auténtica con tu equipo de trabajo, que aún trabajando en casa puedes carecer de balance vida y trabajo, que el trabajo híbrido es una realidad y no una prestación, que la salud es lo más importante que tenemos y, que debemos vivir y disfrutar el presente porque puede no haber mañana.





Estos juegos olímpicos son diferentes, porque además de que los más de 11,000 atletas que estarán en Tokio no recibirán la calidez del país anfitrión en los escenarios olímpicos, la humanidad está más lastimada que nunca, la enfermedad nos acecha, hay más miedo y al pasar de las últimas semanas la incertidumbre se está asomando nuevamente.


Te quiero proponer algo, lleva la flama de los juegos olímpicos a tu trabajo, con tu familia y tus amigos, eso no implica que prendas un foco, una vela o una lámpara, sino que vivas los valores del olimpismo, aspira a ser la mejor versión de ti mismo en lo que te gusta hacer, respeta a los demás y a tu entorno, celebra la posibilidad de conectar con otros humanos de manera positiva a través de ser amigable.


Hoy somos más humanos que nunca y es cuando más nos necesitamos, te deseo que disfrutes estos juegos y que en cada historia que veas de fraternidad y celebración, recuerdes que tu también puedes vivirla en tu contexto, libera tu espíritu olímpico.

80 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo